Cómo, mientras la economía en general y el mundo de los medios en particular se desmoronaban, una empresa que vende básicamente humo y un estilo de vida tan alejado del común de los mortales como la propia Gwyneth Paltrow alcanzaba semejante éxito, no deja de resultar sorprendente.

Además de la actriz, otras dos mujeres han tenido bastante que ver con la conversión de Goop en un negocio que, al menos sobre el papel, es tan rentable. La inversora de capital riesgo Juliet de Baubigny es una de ellas. Baubigny era seguidora de la newsletter de Paltrow desde el principio y, tras conocer a la actriz en una fiesta, se convirtió en una suerte de mentora para ella. Sin sus consejos, es probable que las sucesivas rondas de financiación a través de la que Goop ha costeado su crecimiento no hubieran funcionado tan bien. La citada Elise Loehnen, que llegó hace seis años a Goop como responsable de contenidos procedente de Condé Nast, también ha sido una figura clave en el desarrollo de la plataforma.

    Ver esta publicación en Instagram         #Ingoophealth London, you will be hard to beat. Thank you to everyone who made this one unforgettable @gwynethpaltrow @eliseloehnen, @jasminehemsley, @penelopecruzoficial, @twiggylawson, @verotruesocial, @polarblackevents, @reflexologyguru, @amberinf, @weareagenc, @kate.freemantle, @martialartsofwellness, @soul.spirit.katy, @skinmattersnottinghill, @beaute_chinoise, @drrabiamalik, @anneedemamiel, @nigmatalib, @tracyandersonmethod, @anastasiaachilleos, @joanne_fortheloveofbalance @vanessakandiyoti, @breathpod, and many more. Link in bio. 📸: @darren_gerrishUna publicación compartida por goop (@goop) el

En el caldo de cultivo del que Goop se alimenta, y al que, al mismo tiempo, contribuye, confluyen varias tendencias que han ido cogiendo fuerza en la última década: nuestro creciente interés por todo lo relacionado con la salud y el bienestar, la cada vez mayor desconfianza ciudadana hacia las fuentes tradicionales de información, y el auge de las fake news y de su equivalente en el mundo científico, la fake science, como se conoce a la proliferación de estudios científicos falsos o sin contrastar que las redes y unos medios con unas cada vez más reducidas redacciones publican sin muchas más comprobaciones. Solo así se explica que los artículos sobre los beneficios del ayuno prolongado, las dietas peregrinas, los efectos perversos del gluten o los riesgos de las vacunas campen a sus anchas por internet. En este contexto, la pseudociencia absurda pero bien empaquetada de Goop, combinada con algunas recomendaciones razonables y la venta de productos milagro con un halo de exclusividad, ha encontrado su público.

A eso hay que sumar el carisma de Gwyneth Paltrow, una de las estrellas de Hollywood que caen más antipáticas, pero estrella de Hollywood, al fin y al cabo. Conviene no despreciar la capacidad de influencia de las celebrities en cuestiones de salud. Un ejemplo: cuando en 2013 Angelina Jolie escribió un artículo en el New York Times contando que se había sometido a una doble mastectomía preventiva para evitar el cáncer de pecho que tenía muchas posibilidades de padecer (dos años después se extirpó también los ovarios por lo mismo), aumentó en un 64% el número de mujeres estadounidenses que se sometían a pruebas para detectar la mutación genética que predispone a esta enfermedad.

    Ver esta publicación en Instagram         GP's power drink of 6 antioxidants to support healthy, glowing skin 🌟🍊Grab your GOOPGLOW in our bio link. #goodcleangoopUna publicación compartida por goop (@goop) el

Tags


Contenidos relacionados

Ver Tendencias

Registro de nuevos usuarios

Si no eres usuario registrado introduce tu correo electrónico y haz clic en el botón Registrarse.

Registrándote podrás

Formar parte de la comunidad MAS.
Comentar noticias.
Proponer candidatas a los premios MAS.

Recupera tu contraseña

Introduce tu dirección de correo electrónico.