No es esta la primera ocasión en la que Korwin-Mikke acapara titulares con sus declaraciones. Ha sido sancionado varias veces por el Parlamento por sus comentarios racistas, misóginos y ofensivos. En 2014 fue multado por utilizar despectivamente la palabra ‘negros’. En 2015 hizo el saludo nazi durante una intervención en el pleno. Ha llamado “basura humana” a los refugiados y ha defendido a Adolf Hitler argumentando que en realidad no era consciente del exterminio judío.

Muchas de sus barbaridades han tenido como objetivo a las mujeres. En numerosas ocasiones ha cuestionado su derecho al voto, porque, opina, a ellas no les interesa la política (“la mayoría quieren quedarse en casa para criar a sus hijos”, ha declarado) y al final acaban votando “por el hombre más guapo”. Considera un problema social que los “hombres pobres no tengan acceso a las mujeres, porque las mujeres no quieren hombres pobres”. En su opinión, que “las opiniones de los hombres son traspasadas a las mujeres a través del semen” es una hipótesis razonable reforzada por el hecho de que “ahora que los medios anticonceptivos se usan mucho más, las mujeres se han vuelto más independientes”.

También opina que ‘no’ significa a veces ‘sí’. “Las mujeres generalmente simulan no querer sexo. Debes ser lo suficientemente competente como para diferenciar si de verdad ella no quiere”, ha llegado a decir. “El porcentaje de mujeres que simulan no querer tener sexo pero de hecho lo quieren está en torno al 30% o 40%”.

Nacido en 1942 en la Varsovia ocupada por los nazis, Korwin-Mikke fue en su juventud detenido varias veces por participar en revueltas estudiantiles y obreras. Empezó militando en el Partido Demócrata, pero a finales de los ochenta fue uno de los fundadores del partido Movimiento de la Política Real, que después se convirtió en Unión Política Real. Consiguió un escaño en el Parlamento polaco a principios de los noventa. Se ha presentado cuatro veces a las elecciones presidenciales de su país sin mucho éxito. En 2014 se puso al frente del Nuevo Congreso de Derecha, partido de extrema derecha y euroescéptico que rápidamente se convirtió en la tercera fuerza política de Polonia y consiguió cuatro eurodiputados en las elecciones de mayo. Un año después fundó otro partido, KORWiN, que tiene dos escaños en el Parlamento Europeo, uno de los cuales ocupa el propio Korwin-Mikke. Es miembro de la comisión de Asuntos Exteriores y de la delegación para las Relaciones con China.

Tags


Contenidos relacionados

Ver Social

Registro de nuevos usuarios

Si no eres usuario registrado introduce tu correo electrónico y haz clic en el botón Registrarse.

Registrándote podrás

Formar parte de la comunidad MAS.
Comentar noticias.
Proponer candidatas a los premios MAS.

Recupera tu contraseña

Introduce tu dirección de correo electrónico.