Ha sido uno de los momentos más aplaudidos de la ceremonia de clausura de la edición del festival con más presencia fémenina de la historia. Empezando por el jurado, que por primera vez ha tenido más mujeres que hombres (cinco frente a cuatro) y a Cate Blanchett, una de las abanderadas del movimiento #MeToo, como presidenta.

Ella fue también una de las 82 mujeres que participaron en una protesta sobre la alfombra roja reclamando igualdad salarial, más oportunidades y un entorno seguro de trabajo. Agarradas del brazo, actrices, directoras y productoras recorrieron la alfombra roja deteniéndose a mitad de la escalera para denunciar que todavía se encuentran impedimentos en su ascenso a la cima. Entre las que participaron, Marion Cotillard, Salma Hayek, Jane Fonda, Claudia Cardinale o Kristen Stewart. Esta última protestó también contra el código de vestimenta del festival francés (que obliga a las mujeres a llevar tacones) quitándoselos para subir la famosa escalinata.  Un grupo de actrices francesas de origen africano encabezada por Aïssa Maïga, Eye Haidara y Sonia Rolland, también desfilaron juntas por la alfombra del Palais des Festivals para denunciar el racismo de la industria.

Proud to climb these famous steps with these wonderful women in a call-to-action for equitable workplaces in our industry. #Cannes5050pic.twitter.com/JQtfRzofW6— Ava DuVernay (@ava) 12 de mayo de 2018

Por último, la organización también habilitó una línea telefónica para denunciar delitos sexuales durante el festival y repartió entre los acreditados un folleto informando sobre las penas por abuso: hasta tres años de prisión y una multa de 45.000 euros.

Tags


Contenidos relacionados

Ver Cultura

Registro de nuevos usuarios

Si no eres usuario registrado introduce tu correo electrónico y haz clic en el botón Registrarse.

Registrándote podrás

Formar parte de la comunidad MAS.
Comentar noticias.
Proponer candidatas a los premios MAS.

Recupera tu contraseña

Introduce tu dirección de correo electrónico.