El 20 de febrero de 1962, John Glenn se convertía en el primer estadounidense en orbitar alrededor de la Tierra. En plena Guerra Fría, supuso un importante éxito para los Estados Unidos en su lucha por alcanzar al rival soviético en la carrera espacial (Yuri Gagarin lo había conseguido un año antes). Pocos minutos antes de subirse a la nave, el piloto exigió a sus ingenieros que ‘pusieran a la chica’ a comprobar las ecuaciones de la misión. La ‘chica’ a la que se refería era la matemática Katherine Johnson.

En las décadas de los cincuenta y sesenta, las pocas mujeres que trabajaban en la NASA lo hacían como computadoras humanas calculando la trayectoria de las misiones espaciales, una labor rechazada por los hombres por considerarla propia de ‘secretarias’. Hoy se estrena en España Figuras Ocultas, la película sobre las matemáticas negras cuyo trabajo resultó decisivo en el éxito de las misiones espaciales estadounidenses. Taraji P. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monáe son las encargadas de dar vida a Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, respectivamente. Pero ¿quiénes son esas figuras ocultas?

Katherine Johnson

Katherine Johnson en la NASA, 1966. Foto: NASA
Katherine Johnson en la NASA, 1966. Foto: NASA

Nacida en Virginia Occidental en 1918, destacó desde pequeña. Con tan solo 10 años empezó el instituto y se licenció en matemáticas y francés a los 18, convirtiéndose en la primera afroamericana graduada en Universidad de Virginia Occidental. Aunque primero se dedicó a la enseñanza, en 1953 entró a trabajar en la NASA, concretamente en el Departamento de Guía y Navegación. Además de verificar los cálculos de la misión de Glenn, en 1959 calculó la trayectoria del vuelo de Alan Shepard, que hizo el primer viaje suborbital de Estados Unidos. Volvería a repetir en el 61 con el lanzamiento del Proyecto Mercury. En 1969 trabajó en la llegada del hombre a la luna. Y en 1970, sus cálculos y cartas de navegación ayudaron a que la tripulación de la fallida misión del Apolo 13 pudiera regresar a salvo a la Tierra. En la actualidad, Katherine Johnson tiene 99 años y reside en Hampton, Virginia.

Dorothy Vaughan

A la izquierda Dorothy Vaughan junto a otras ‘computadoras humanas’ en la NACA. Foto: NASA
A la izquierda Dorothy Vaughan junto a otras ‘computadoras humanas’ en la NACA. Foto: NASA

Nacida en Kansas City en 1910, se licenció en la universidad con 19 años y también trabajó primero como profesora de Matemáticas. Fue la primera afroamericana en ocupar el puesto de jefa de personal en la NACA, la agencia espacial predecesora de la NASA. Trabajó allí durante casi toda su vida. Tan pronto como los modernos ordenadores de IBM entraron en escena, vio que empezaba una nueva era y rápidamente cambió de campo: se especializó en cálculo electrónico y en programación en lenguaje FORTRAN, lo que las convirtió a ella y a sus compañeras en indispensables. En 1949, se hizo cargo de la dirección de la West Area Computers, un grupo de trabajo compuesto exclusivamente de mujeres afroamericanas especialistas en matemáticas. En 1971 se retiró de la NASA y en noviembre de 2008 falleció, a los 98 años, en Hampton.

Mary Jackson

Mary Jackson trabajando en Langley. Foto: NASA
Mary Jackson trabajando en Langley. Foto: NASA

Nacida en 1921 en Hampton, Virginia, misma ciudad que la vio morir a los 83 años en 2005. Se licenció en Ciencias Físicas y Matemáticas, y comenzó a trabajar en la NASA en 1951, en la segregada sección informática West Area Computers. Dos años después se convirtió en ingeniera aeroespacial, especializándose en experimentos con túneles supersónicos de viento y datos de aeronaves. Colaboraba con el ingeniero Kazimierz Czarnecki, que la animó a obtener ese título -el de ingeniera-, hasta entonces vetado a las mujeres afroamericanas. Durante sus 34 años en la NASA ayudó a las mujeres y otras minorías a progresar en sus carreras. Las asesoraba sobre cómo pasar de matemático, tal y como ella había hecho a ingeniero, para aumentar así sus posibilidades de promoción.